contaminación suelo

La contaminación del suelo, una realidad oculta y sus soluciones

Se habla de contaminación del suelo como una forma de degradación del mismo debido a sustancias químicas generadas por acciones humanas.

Las principales causas de contaminación del suelo a lo largo de la historia han sido la agricultura, las guerras, la industrialización, el almacenamiento de productos tóxicos, la minería…

Al afectar al suelo, la contaminación no queda ahí. La propia naturaleza incorpora a su ciclo natural estos contaminantes que a posteriori aparecen en alimentos, ríos, mares, precipitaciones… y vuelven de nuevo a sus principales creadores, los humanos.

La contaminación del suelo: una realidad oculta

Es cierto que se conoce cuales son las causas de esta contaminación pero muy poco se sabe de cuáles son las consecuencias que está produciendo.

Existe una falta de estudios al respecto que ha alarmado a la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Así lo han hecho saber en un reciente Simposio Internacional en el pasado mes de Mayo con la información recogida en su artículo: La contaminación del suelo: una realidad oculta.

La información facilitada habla de la incapacidad del suelo de soportar el ritmo al que se están generando residuos que llegan él.

La FAO como agencia de la ONU reconoce que hay muy pocos estudios, pero ha facilitado los primeros datos para dar cuenta de su importancia. Así, su representante María Helena Semedo habla de 80.000 emplazamientos contaminados en Australia, en China estima que aproximadamente el 15 % de sus suelos están contaminados y alarma que haya 3.000.000 de zonas contaminadas en la región europea.

Soluciones para la contaminación del suelo

Las soluciones para la contaminación del suelo deben llegar de forma gubernamental, prohibiendo todo tipo de acciones negativas.

En agricultura, una de las actividades más contaminantes, se debería apostar por fertilizantes y pesticidas biológicos que puedan ser transformados posteriormente por la naturaleza.

En la industria, promover instalaciones 100% seguras para que no haya accidentes como el ocurrido en Fukushima. Un defecto en el diseño puede provocar un problema nuclear de estas características, haciendo que el suelo de la zona y alrededores sea totalmente inhabitable.

Respecto a las ciudades, el alcantarillado por el que fluyen todas las aguas residuales deben estar en perfecto estado, renovando instalaciones antiguas que más que favorecer están aumentando considerablemente la contaminación del suelo. Sería positivo mejorar también todo el proceso de reciclaje de los residuos para que los mismos se limpien al máximo y no contribuyan a la polución del suelo ni de las aguas.

A título personal, poco se puede hacer por reducir la contaminación del suelo, pero…nada es insignificante para el medio ambiente. Así, por ejemplo, podemos consumir solo productos orgánicos, seguir las tres R o no dejar residuos al ir a la playa, el campo, dar un paseo por un bosque que pueden llegar a contaminar el suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *