contaminación visual

¿En qué consiste la contaminación visual y cómo combatirla?

La contaminación visual es aquella que nos afecta en la visualización de los que nos rodea. Es la culpable de que toda la naturaleza que antes ocupaba nuestra vista haya desaparecido y que ahora solo veamos objetos que atacan drásticamente a los paisajes naturales.

Hoy día, al visitar cualquier ciudad, el cerebro queda colapsado por la cantidad de información visual que recibe. Todos los comercios tratan de llamar la atención con colores y luces, las señales de tráfico marcan cualquier indicación y todo tipo de anuncios gigantes buscan nuestro interés.

Aunque a algunas personas puede parecer excesiva la denominación de contaminación excesiva, es considerada mundialmente con un tipo de ataque a la naturaleza y, en consecuencia, a todos los seres vivos.

Algunos ejemplos de contaminación visual son los múltiples cables de electricidad (como la foto que destacamos en este artículo) o telefonía que acompañan a todos los edificios; los carteles publicitarios enormes en busca de compradores, postes de la luz, elementos arquitectónicos modernos en cascos antiguos de ciudades, vertederos, gigantescos molinos eólicos…

Otro ejemplo, que escuchamos año tras año en los telediarios y que podemos ver por nosotros mismos acudiendo a la playa, es la construcción masiva de edificios en la costa. El mar cada vez tiene menos espacio para expresarse en la tierra puesto que los humanos, con la construcción, apenas dejan espacio para él. Existen leyes de protección de las costas pero no parecen ser muy estrictas porque cada vez hay más edificios a unos metros del agua.

Todas estas causas de contaminación visual provocan cambios en nuestro organismo y son el móvil de cambios de humor inexplicables o dolores de cabeza habituales.

Qué consecuencias tiene la contaminación visual

Entre las consecuencias de la contaminación visual nos encontramos principalmente con el estrés. El acúmulo de información y el paisaje recargado nos hace estar de mal humor y estresados por la carga de alrededor.

También afecta a la atención, son tantos los datos que nos rodean que no podemos visualizar todos los detalles y nos perdemos gran parte de ellos. Lo más grave de ello puede ser que ocurran accidentes de tráfico porque la vista se pierda entre tanta contaminación y se olvide la carretera.

Soluciones frente a la contaminación visual

  • Leyes urbanísticas por parte de las autoridades que impidan el ataque al paisaje natural.
  • Dar importancia a este tipo de contaminación. Aunque es cierto que no es la más grave para el medio ambiente, también existe y no muchas personas lo conocen.

Reducir la cantidad de anuncios publicitarios, anuncios que inundan las carreteras y las ciudades con el objetivo de llamar la atención a los usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *