reforestación

La reforestación, qué es y cómo se realiza tras grandes incendios

El fuego arrasa con todo lo que encuentra a su paso y es capaz de destrozar miles de hectáreas en un tiempo récord. El último ejemplo lo tenemos en el en 2017.

Durante los días en los que el fuego obligaba a desalojar miles de casas, se hablaba mucho del posible móvil económico del incendio. Con el juicio en marcha, parece que fue causado por una negligencia en una empresa de carbón, un fallo que le va a costar muy caro por las indemnizaciones que tendrá que abonar.

Antes de conocer esa resolución ¿por qué se hablaba del móvil económico?

España es uno de los países europeos con mayor cantidad de incendios al año y, aunque el clima puede ayudar, las leyes parecen ser el principal motivo.

Algunas personas o empresas aprovechan los incendios para obtener un mejor precio de la madera en la industria del papel, para movilizar zonas de caza a otras localizaciones, para quemar pasto a un precio más bajo… Hechos que hacen que el 90% de los incendios sean provocados por el hombre.

Afortunadamente, la ley persigue estas prácticas cada vez con más solvencia y los casos son más aislados.

Tras el fuego, llega la necesidad de la reforestación

Al igual que los paisanos vuelven a sus hogares con la necesidad de reformar las casas, la naturaleza debe volver a su estado anterior y dar lugar a la reforestación.

La definición de reforestación es ‘la repoblación de un terreno con bosques’. Para poder lograrlo, primero hay que limpiar toda la zona quemada, los restos no supondrán más que un impedimento para una mejora.

Tras estudiar el caso, se debe valorar si la reforestación será de forma natural o si hay que reforestación artificial. La primera opción suele ser la más favorable ya que así  se recupera la flora autóctona de la zona mientras que en la segunda se suele optar por vegetación de rápido crecimiento sin importar que se pierdan especies locales y únicas.

El periodo de espera para que la tierra se recupere se encuentra en torno a los dos años. Durante esos meses comenzará la repoblación por parte de hierbas y pequeños arbustos que comienzan afianzar el terreno y crear un buen ambiente para la posterior reforestación.

Pasan varios años hasta que una zona vuelve a su estado anterior al incendio, hay que tener paciencia y saber actuar, por parte de las autoridades, para lograr la vuelta a la normalidad.

Pero la reforestación en España no se produce únicamente por los incendios sino también por la edificación y el uso de terrenos para la industria. Según un estudio de la organización The Nature Conservancy, la reforestación en el territorio español reduciría hasta un 70% las emisiones contaminantes de la actualidad, viviríamos así en un ambiente mucho más limpio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *